1. ¡Comenzamos la temporada de ‘Recuperando Caminos’!
  2. Curso básico de iniciación a la apicultura
  3. Escuela de Adultos
  4. Resumen y datos de agricultura, ganadería y pesca en Granada
  5. Beas de Granada en flamenco
  6. San Roque, el Espía de Dios
  7. «Compartimos amor, confianza y respeto»
  8. GDR Alfanevada
  9. Gimnasio
  10. El Fraile lector
  11. El Vermu Del Finde, de EsRadio nos visitó en plena celebración de Fiestas
  12. Fiestas 2019.. Adios!
  13. Beas está de fiesta
  14. Beas es Cultura y Deporte
  15. El proceso de creación de nuestro Parque Natural
  16. El Reino de Granada en los siglos XV y XVI. Los cortijos del término de Granada: Cortijo de Cortes y el Pago del Río Beas. Las Tierras de Beas
  17. El Señorío de Veas
  18. Fiestas Patronales 2019
  19. Parque Natural de la Sierra de Huétor
  20. La Alquería de Beas según el Libro de Apeo de Bienes de 1572 (2ª Parte)
  21. Comisiones Informativas Permanentes
  22. Evolución histórica de Beas de Granada
  23. La Orquesta Ciudad de Granada nos visita el próximo 13 de Julio
  24. Verano Cultural y Deportivo 2019
  25. La subida ciclista Sierra Nevada Al Límite pasará por Beas de Granada
  26. Verano Cultural y deportivo – 28,29,30 Junio
  27. El Canal de Beas y Quéntar
  28. Aficionados a los minerales de todo el mundo se dan cita un año más en Beas de Granada
  29. Comienza a andar la nueva legislatura en Beas de Granada
  30. El ‘cacharro’ de la Carchita
  31. La Alquería de Beas según el Libro de Apeo de Bienes de 1572.
  32. Ultra Sierra Nevada
  33. Recuperando el camino a Beas
  34. Más de 4.000 personas participarán en los programas de participación y sensibilización de espacios naturales de la provincia
  35. “Si la mujer no es visible en el campo, se va la vida”
  36. Fiestas
  37. Fotos/Documentos antiguos
  38. Naturaleza y Agricultura
  39. Poemas
  40. Refranes
  41. Ensayos y relatos
  42. Recopilados enclaves inéditos de la Sierra de Húetor
  43. Un nuevo libro-guía acerca enclaves inéditos de la Sierra de Huétor
  44. Diputación
  45. Unión Europea
  46. Alhambra Nievas: “El mundo necesita más rugby”
  47. Miguel Heras vuelve a ganar la Ultra Sierra Nevada
  48. Gobierno de España
  49. Junta de Andalucía
  50. Municipal
  51. Formularios
  52. Alcaldía
  53. Senderistas sexitanos recorrieron la ruta entre Almayate y El Palo, en Málaga
  54. Plan de Igualdad
  55. Perfil del contratante
  56. Convocatoria de puestos
  57. Datos de Interés
  58. El Municipio
  59. Recuperando caminos
  60. Encuestas!
  61. Recogida de firmas
  62. Entidades, Asociaciones y grupos de desarrollo
  63. Directorio de empresas y profesionales
  64. La Ultra Sierra Nevada, un desafío de altura
  65. Ultra Sierra Nevada
  66. Datos económicos
  67. Galería multimedia
  68. Deportes
  69. Ocio, cultura y educación
  70. Gastronomía
  71. Para este 8 de marzo, 17 mujeres cuentan qué quieren este año en la lucha feminista
  72. Ferias, fiestas y celebraciones
  73. hitos de interés
  74. Historia del municipio
  75. Enlaces de interés
  76. Lugares destacados
  77. El tiempo local
  78. Presupuesto Municipal
  79. Plan de ordenación urbana
  80. Ordenanzas Municipales
  81. Actas, Juntas de Gobierno y Plenos recientes
  82. Solicitudes/licencias
  83. SEDE ELECTRONICA
  84. Otras dependencias
  85. Casa de la Cultura
  86. Casa Consistorial
  87. Directorio de Responsables Municipales
  88. Organismos y servicios municipales
  89. Normativa municipal
  90. Concejalias
  91. Corporación municipal
  92. Saluda del alcalde
jueves, noviembre 14, 2019
  1. ¡Comenzamos la temporada de ‘Recuperando Caminos’!
  2. Curso básico de iniciación a la apicultura
  3. Escuela de Adultos
  4. Resumen y datos de agricultura, ganadería y pesca en Granada
  5. Beas de Granada en flamenco
  6. San Roque, el Espía de Dios
  7. «Compartimos amor, confianza y respeto»
  8. GDR Alfanevada
  9. Gimnasio
  10. El Fraile lector
  11. El Vermu Del Finde, de EsRadio nos visitó en plena celebración de Fiestas
  12. Fiestas 2019.. Adios!
  13. Beas está de fiesta
  14. Beas es Cultura y Deporte
  15. El proceso de creación de nuestro Parque Natural
  16. El Reino de Granada en los siglos XV y XVI. Los cortijos del término de Granada: Cortijo de Cortes y el Pago del Río Beas. Las Tierras de Beas
  17. El Señorío de Veas
  18. Fiestas Patronales 2019
  19. Parque Natural de la Sierra de Huétor
  20. La Alquería de Beas según el Libro de Apeo de Bienes de 1572 (2ª Parte)
  21. Comisiones Informativas Permanentes
  22. Evolución histórica de Beas de Granada
  23. La Orquesta Ciudad de Granada nos visita el próximo 13 de Julio
  24. Verano Cultural y Deportivo 2019
  25. La subida ciclista Sierra Nevada Al Límite pasará por Beas de Granada
  26. Verano Cultural y deportivo – 28,29,30 Junio
  27. El Canal de Beas y Quéntar
  28. Aficionados a los minerales de todo el mundo se dan cita un año más en Beas de Granada
  29. Comienza a andar la nueva legislatura en Beas de Granada
  30. El ‘cacharro’ de la Carchita
  31. La Alquería de Beas según el Libro de Apeo de Bienes de 1572.
  32. Ultra Sierra Nevada
  33. Recuperando el camino a Beas
  34. Más de 4.000 personas participarán en los programas de participación y sensibilización de espacios naturales de la provincia
  35. “Si la mujer no es visible en el campo, se va la vida”
  36. Fiestas
  37. Fotos/Documentos antiguos
  38. Naturaleza y Agricultura
  39. Poemas
  40. Refranes
  41. Ensayos y relatos
  42. Recopilados enclaves inéditos de la Sierra de Húetor
  43. Un nuevo libro-guía acerca enclaves inéditos de la Sierra de Huétor
  44. Diputación
  45. Unión Europea
  46. Alhambra Nievas: “El mundo necesita más rugby”
  47. Miguel Heras vuelve a ganar la Ultra Sierra Nevada
  48. Gobierno de España
  49. Junta de Andalucía
  50. Municipal
  51. Formularios
  52. Alcaldía
  53. Senderistas sexitanos recorrieron la ruta entre Almayate y El Palo, en Málaga
  54. Plan de Igualdad
  55. Perfil del contratante
  56. Convocatoria de puestos
  57. Datos de Interés
  58. El Municipio
  59. Recuperando caminos
  60. Encuestas!
  61. Recogida de firmas
  62. Entidades, Asociaciones y grupos de desarrollo
  63. Directorio de empresas y profesionales
  64. La Ultra Sierra Nevada, un desafío de altura
  65. Ultra Sierra Nevada
  66. Datos económicos
  67. Galería multimedia
  68. Deportes
  69. Ocio, cultura y educación
  70. Gastronomía
  71. Para este 8 de marzo, 17 mujeres cuentan qué quieren este año en la lucha feminista
  72. Ferias, fiestas y celebraciones
  73. hitos de interés
  74. Historia del municipio
  75. Enlaces de interés
  76. Lugares destacados
  77. El tiempo local
  78. Presupuesto Municipal
  79. Plan de ordenación urbana
  80. Ordenanzas Municipales
  81. Actas, Juntas de Gobierno y Plenos recientes
  82. Solicitudes/licencias
  83. SEDE ELECTRONICA
  84. Otras dependencias
  85. Casa de la Cultura
  86. Casa Consistorial
  87. Directorio de Responsables Municipales
  88. Organismos y servicios municipales
  89. Normativa municipal
  90. Concejalias
  91. Corporación municipal
  92. Saluda del alcalde
El proceso de creación de nuestro Parque Natural

Autor: Miguel Ángel Mesa Garrido, Doctor en Geografía por la UGR y la UMA

Publicado en: Libro de las Fiestas Patronales 2016

El Parque Natural de la Sierra de Huétor, es declarado espacio natural protegido por la Ley 2/1989, de 18 de Julio, por la que se aprueba el Inventario de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía y se establecen medidas adicionales para su protección. Su declaración como Parque Natural se justifica en la propia exposición de motivos de la Ley: “La protección de los espacios naturales, entendidos estos como aquellas zonas de la biosfera cuyas unidades ambientales no han sido esencialmente modificadas por la acción del hombre, o bien lo han sido de tal modo que se ha generado nuevos ambientes naturales, es parte de la política general de conservación de la naturaleza y sus recursos”.

Ocupa una superficie de 12.128 hectáreas pertenecientes a los términos municipales de Alfacar (725,4Haas), Beas de Granada (1.266 Has), Cogollos Vega (358, 85Has), Diezma (402,92Has), Nívar (690,54Has), Víznar (867,05Has) y Huétor Santillán (7890,54Has), del que adopta el nombre el parque por aportar una mayor superficie que el resto de términos municipales.

Desde el punto de vista geológico, este conjunto de sierras alternan importantes elevaciones montañosas, así como estrechos barrancos, arroyos, tajos y calares propios del dominio Bético, se encuentran en el contacto entre las Zonas Internas y las Zonas Externas de las Sierras Béticas. La historia tectónica de la zona está relacionada con la formación de la Cordillera Bética, que comenzó a estructurarse hace 30 millones de años con el acercamiento de la placa continental (Placa de Alborán) hacia el Noroeste hasta chocar con el borde sur del Macizo ibérico ya emergido, d. Durante ese viaje arrastró gran cantidad de sedimentos, los cuales, millones de años más tarde, serían incorporados a la cadena que queda estructurada en dos dominios: Zonas Externas, que representan los sedimentos de origen marino, legados y fracturados tras el empuje; y Zonas Internas, formadas por rocas antiguas, fracturadas, deformadas y apiladas unas sobre otras procedentes de la Placa Continental. La presencia de estas dos unidades geológicas implica la existencia de materiales de una gran diversidad litológica, que se diferencia por la edad, por el contexto paleogeográfico en que se depositaron e, incluso, por el gran metamorfismo que han sufrido, reconociéndose las diferentes litologías por las que se conforman un tipo de suelo muy diverso, suelos por tanto calizos, suelos ácidos y suelos básicos con una gran cantidad de tipologías de horizontes. Consecuencia de ello se distinguen igualmente una gran riqueza florística Junto a estos aspectos no debemos olvidar la presencia del agua como factor determinante en cuanto a los asentamientos humanos, una red hídrica muy importante con los ríos Darro y Fardes, principales de la red, y secundarios como el Río Beas, el río Carchite y e Río Beiro tienen en este espacio su origen.

La climatología de este espacio es igualmente singular, la media de precipitaciones es casi de 600mm anuales, y en estas sierras la media de precipitaciones es casi de 800mm, registrándose incluso hasta 1.200mm en la Alfaguara por el efecto de las lluvias orográficas que se produce en esta sierra.

 

 

Como consecuencia de la variedad litológica y climatológica, la mayor parte del territorio se encuentra cubierto por importantes masas de arbolado, destacando los pinares autóctonos edafoxerófilos y otros procedentes de las repoblaciones que se realizaron a partir de los años cuarenta, así como encinares, melojares relíticos, quejigares-acerales y vegetación con un importante sotobosque compuesto por numerosas especies como retamares, matorral mediterráneo como las cistáceas, romeros, tomillos, así como un importante elenco de especies endémicas andaluzas (53) y endemismos (92) de origen iberomauritánicos.

En cuanto a la declaración de este espacio forestal como parque natural, sigue una trayectoria que abarca casi un siglo. Podríamos situar sus inicios en la segunda mitad del siglo XIX, en que se produce la desamortización de algunos terrenos (Ley Madoz, 9855), concretamente el pozuelo, Puerto de la Mora, Linillos y La Gallega, Florencia, El Chorrillo, La Ermita, Cortijo de Carbonales y Cortijo de Las Mimbres, entre otros, que fueron readquiridos por la Administración Forestal. Posteriormente, a partir de la segunda mitad de la década de los 40, cuyo destino sería la repoblación forestal se produce de esta forma un cambio radical en los usos del suelo y el paisaje, pasando por las nuevas formas de gestión llevadas a cabo por el PFE y el ICONA, así como un cambio de modelo en las políticas de conservación con la declaración del parque Natural posteriormente.

El proceso de construcción del parque natural sigue unas pautas relacionadas con las políticas de gestión desarrolladas entre mediados del siglo XIX y mediados del XX, en los que la gestión y propiedad pública de los montes del conjunto de la Sierra de Huétor constituyó, junto a sus valores naturales, un factor decisivo para la delimitación del espacio natural en el año 89.

La primera adquisición de ternos se produce en 1915. Asimismo, la mayoría de los montes se adquieren o fueron consorciados en el periodo entre 1943 y 1957, aunque las políticas de adquisición de montes se mantienen por la vigencia de la normativa, tanto de Patrimonio Forestal como del ICONA y de la Ley Forestal en cuanto al derecho de retracto de fincas a favor de la administración forestal. Esta expropiación se dirigía s los propietarios, en algunos casos se trata de fincas que incluyen el cortijo y en otros se trata de parcelas de menor superficie, es el caso del haza de “Los Peñoncillos”, que incluye la casa denominada ‘Chalet’ o la finca denominada ‘Puerto de la Mora’, compuesta por varias parcelas. Sin embargo, lo habitual era que los propietarios ofrecieran la venta de las propiedades al Patrimonio Forestal del Estado y se llegara al acuerdo del precio. Incluso se producía una gran presión por la administración forestal y muy especialmente tras las repoblaciones forestales de las fincas colindantes con otros cortijos aun en manos privadas, donde el pastoreo estaba prohibido. Este es el caso de la finca ‘Dehesa de Bolones’, que fue ofrecida a la venta tras no consumarse el expediente para la expropiación iniciado en 1935, por lo que el propietario solicita pro escrito:

“Y ofrecida la venta (previo acuerdo en su valoración) (…) i Iniciada la citada expropiación en el año 1935, se ha privado el que suscribe de efectuar en la masa forestal de la misma las operaciones de aclareo y entresaca (…) que sus solicitudes de permiso son intervenidas y denegadas por esa División, privando de esta forma al monte de los cuidados culturales (…) y al que suscribe de ingresos con los cuales atender los pagos de las obligaciones contraídas y no satisfechas durante el tiempo de guerra en que, por ocupación militar de la finca, se ha visto el que suscribe privado de ingresos de la misma, con los cuales atender a su subsistencia. Obligaciones incrementadas con las de reposición de su hora saqueado por los marxistas, y con los de deudas contraídas al régimen marxista. Por el contrario, y durante dicho periodo de guerra, ha sido objeto la masa forestal de la citada finca de toda clase de cortas abusivas, siéndole solamente prohibido a su legítimo propietario el efectuar las cortas de clareo, ni aun en las extensiones libradas en la devastación.

Por todas estas razones, el que suscribe

SOLICITA: que, no habiéndose llevado a efecto hasta la fecha a la citada expropiación, le sea levantada por esa División el veto que le constringe la realización de las operaciones de corta y clareo (…)”.

En esta misma línea se negoció durante años la compra del monte Dehesa de Beas, compuesta entonces por tres fincas, ‘Dehesa de Pastos de Beas’, ‘Llanos del Gallego’ y ‘Rambla’ o ‘Cueva Rodá’.

 

Tabla 1. Adquisición o consorcio de montes del parque Natural de la Sierra de Huétor

Denominación Término Municipal Año Adquisición Año convenio consorcio
Monte Cueva del gato Víznar 1915  
Monte Dehesa de La Alfaguara Alfacar   1942
Monte Dehesa de Bolones y Cueva de Los Mármoles Huétor Santillán 1943  
Monte Polvorite/La Mora Huétor Santillán 1943  
Monte Cortijo de Carbonales Huétor Santillán 1943  
Monte Sierra de Víznar Víznar   1943
Sierra de Cogollos Cogollos Vega   1944
Monte de Las Minas Huétor Santillán 1945  
Monte de Puerto Lobo Víznar 1946  
Monte Dehesa de Beas Beas de Granada 1952  
Finca de Carialfaqui Cogollos Vega   1951
Monte Cortijo de El Pozuelo Huétor Santillán 1953  
Monte Baldíos de D. Felipe Huétor Santillán 1954  
Monte Cortijos de Linillos y La Gallega Huétor Santillán 1954  
Monte Cortijo Nuevo y otros Huétor Santillán 1956  
Monte Cortijo de Las Mimbres Huétor Santillán 1957  
Monte Cortijo de Florencia Huétor Santillán 1957  
Monte Cruz Baja Huétor Santillán   1961
Monte Sierra de Nívar Nívar 1979  
Monte La Ermita y otros Huétor Santillán 1987  
Finca de Rías Diezma Titularidad privada Sin convenio

 

Los límites del Parque Natural son establecidos sin tener en cuenta aspectos realmente basados en la necesidad del desarrollo sostenible de este espacio, su conservación y fomento del empleo y la puesta en valor de este territorio. No se definen límites naturales, con lo que se protegen espacios de bajo interés ecológico e igualmente se dejan sin proteger espacios con un alto valor ecológico. Como ejemplo, diremos que en un principio no se incluía el Cortijo de Moralejo que posee los únicos Tejos (Táxus bacatta) existentes en todos estos territorios, así como hábitats próximos a las únicas zonas propias para el establecimiento de buitres y otras rapaces. Tampoco se incluye Sierra Harana en el parque Natural, espacio de similares características que podía constituir un valor inmejorable para la gestión del espacio forestal.

El hábitat del parque natural estaba compuesto por fincas privadas, cortijos, cortijadas y anejos que estaban dedicados hasta los años 50 a la ganadería y la agricultura extensivas. La gran carga ganadera en unos casos, y la explotación forestal, provocaron una gran erosión, las prácticas de carboneo en estas sierras fueron especialmente intensas, ya que proveían de carbón y leña a la ciudad de Granada. A partir de testimonios aportados por personas mayores, sabemos que incluso llegaron a carbonearse hasta las cepas o raíces de las encinas que ya se habían cortado y carboneado con anterioridad en el monte Dehesa de Bolones. La fabricación de cal era también muy intensa en este territorio favorable para ello por su geología especialmente caliza. Existieron más de una veintena de caleras ene estas sierras, que también consumían leñas para su explotación. La cal igualmente se utilizaba para abastecer los mercados próximos, todos los pueblos, las cortijadas, cortijos e, incluso, se exportaba a Andalucía. Por eso solo comentar algunos casos que se salen del castellano normativo.

 

Arriba: Imágenes del Vuelo Americano de 1956 y de 2007 de la Sierra de Huétor en el término de Huétor Santillán

La importancia de estas sierras se debe principalmente a su cercanía con Granada capital, que ha facilitado la visita permanente de personas procedentes de la ciudad, además de la existencia de importantes vías de comunicación, entre ellas destacan: la antigua carretera Nacional 342, actualmente A-92 Granada Levante, que cruza de Oeste a Este el territorio; la segunda está dominada por el camino trasversal que va desde la Alfaguara hasta enlazar de nuevo con la N-342 en El Molinillo; y, por último, por la carretera de La Peza, que cruza desde el Llano de Fátima Gil por la Cañada de Rompegatos y las faldas del Cerro Buenavista del Monte de Beas hasta La Peza.

Uno de los potenciales que propició la declaración de espacio protegido, fue sin duda la repoblación forestal desarrollada a partir de los años 40 del siglo pasado. En el territorio que hoy es el parque Natural, la repoblación se inicia y se va desarrollando conforme son adquiridos los montes por el Patrimonio Forestal del Estado. En este sentido, el monte de Beas que se adquiere en el año 1952, ya en vuelo en 1956 (vuelo americano), 4 años después, hemos podido constatar la existencia del vivero volante de Puerto Blanco y la Casa Forestal en construcción.

Más adelante, en el contexto de la fiebre repobladora, en los años 50 y con la inversión  de diversos entes privados y públicos, se establece la política repobladora del Plan de Ceballos. Aunque estaba regulado por la normativa de creación del patrimonio Forestal del Estado, resulta interesante conocer que las inversiones tanto de adquisición de los terrenos como las obras y repoblación de los mismos, en muchos caso se realizó con cargo al Plan Jaén, según hemos conocido analizando los documentos existentes en los expedientes de los montes de la Consejería de Medioambiente.

Concretamente, como ejemplo de adquisición de monte, se produce la venta del monte Dehesa de Beas por 725.000 pesetas, que se repartieron entre todos los socios propietarios. A continuación (aproximadamente 1953), dan comienzo los primeros trabajos de repoblación. Estos trabajos se inician en la Umbría de Puerto Blanco, Llanos de Buenavista y Cerro Buenavista. Según hemos podido saber, el jornal que se pagaban por la apertura de 100 “hoyos de 40” (40x40x40cm) era de 15 pesetas, el jornal en la repoblación y los viveros era de 27 pesetas para el capataz, 23 pesetas para el peón, 17,7 el peón menor, y 14 pesetas para los niños. El monte en aquellos tiempos se encontraba apenas sin vegetación a causa de la carga ganadera que había existido hasta entonces, sobretodo cabras. Los sistemas de repoblación utilizados fueron manuales. Conforme transcurren los años y ante la veda al pastoreo se tienen que utilizar los desbroces, aterrazamiento manual y con yuntas de bueyes.

 

 

De un contexto de carencia de cubierta vegetal por la actividad humana tan intensa que estaban soportando los montes, tras la adquisición por el Patrimonio Forestal del Estado, se produce un control exhaustivo por la Guardería y así se produce una caída de la actividad humana hasta el punto de provocar la recuperación total de la vegetación, conforme habían augurado los Ingenieros de la 5ª División en sus gestiones previas a la compra. De este modo se pasa a una necesidad de eliminar la cubierta vegetal para instaurar las nuevas plantaciones de pinos. Llegan a realizar la quema controlada de matorral en la Umbría del Cerro Oscuro. Estas actuaciones contradecían solo unos años más tarde las teorías por las que fue comprado el monte en escritos que hemos analizado de los propios ingenieros, que buscaban la corrección de la cabecera de la cuenca para protegerlas de la erosión, y con esta las avenidas

El mismo criterio fue aplicado por aquellos años al resto de terrenos públicos del parque natural, procediéndose de este modo a la repoblación posterior. Las especies eran principalmente pinos de todas las variedades, tanto autóctonas como alcotanas, eran plantas en un principio procedentes de los viveros de la provincia hasta que se instalaron aquí los denominados “Viveros volante”. Estos se situaban en aquellas zonas que iban a ser repobladas posteriormente para que las plantas estuvieran aclimatadas al terreno, por lo que estas repoblaciones conseguían un gran éxito. Los tipos de pinos que se plantaron fueron Pinus pinaster, Pinus nigra (laricio), Pinus sylvestris, Pinus halapensis (carrascos) y otros plantados de forma experimental, de procedencia americana como el Pinus ponderosa, Pinus radiata o Pinus yefreii. La planta, en un principio procedía de los viveros de la provincia, en cuyos montes las repoblaciones ya habían comenzado. De este modo, el paisaje en pocos años pasó de ser un territorio baldío, sin vegetación arbórea, arbustiva y de matorral, a un territorio en recuperación de la vegetación. Así lo había comunicado el Ingeniero Jefe de la 5ª División Hidrológico-Forestal al Ingeniero Responsable de la zona en sus comunicados en las actuaciones previas a la adquisición del monte Dehesa de Beas.

Tras haberse pasado el auge de la repoblación q, que concluye aproximadamente a mediados de los años 60 del pasado siglo, la población se ve obligada a “buscarse la vida” de otra manera, aunque no se produce una gran emigración en número hacia otros países o el levante español como ocurrió en otros municipios. Sí que hubo un éxodo importante de población hacia Granada capital, iniciándose así un proceso de desvinculación de la población de la Sierra con el consiguiente problema para el mantenimiento del sistema, además dela abandono de tierras agrarias que provoca el éxodo del campo a la ciudad.

Trincheras de los atajuelos

 

Las imágenes correspondientes al paisaje actual del Puerto de La Mora, tras la construcción de las infraestructuras de la Autovía A-92, en la imagen de arriba, se ve al fondo el Cerro de la Mora, el Calar Blanco y La Rinconada, todo este llano se sembraba de cereales y leguminosas destinadas al ganado y a la economía de subsistencia de la zona. El paisaje, por tanto, ha cambiado sustancialmente, sin llegar a profundizar en este aspecto, en los años 50 fue un paisaje fuertemente antropizado donde se mezclaban tierras de cultivo de los cortijos, las edificaciones de los mismos, las huertas y los cultivos de cereales y leguminosas, la abundancia de matorrales y pastos, multitud de sendas y caminos como vías básicas de comunicación, los aterrazamientos recientes para la repoblación y los viveros forestales.

 

Actualmente, tras la puesta en práctica de las distintas políticas a las que se hace referencia, el paisaje es un ‘tapiz verde, principalmente dominado por el pinar y algunas manchas de encinar-chaparral, incluso de importancia como en la franja típica que presentamos en las imágenes, quejigar puro que se ha conservado y recuperado en los últimos años.

 

Las consecuencias de la repoblación forestal trajo, como decíamos anteriormente, algunas ventajas e inconvenientes al territorio del ahora parque natural: las ventajas fueron importantes, en el sentido de la gestión forestal y la generación de bastante empleo. El empleo generado por la gestión forestal, ligado principalmente a l repoblación, pero también a la corrección hidrológica a partir de diques, albarradas y otras actuaciones de cuenca que son  en el territorio. Posteriormente, el cuidado de las repoblaciones, genero empleo, así como la recolección de plantas aromáticas que se destilaban en las más de 10 calderas instaladas al respecto en el territorio.

 

Puerto de la Mora

 

Sin embargo, los inconvenientes fueron también importantes. La prohibición del pastoreo y la trashumancia fue inmediata tras la repoblación, sobre todo para el ganado cabrío, el más abundante en la zona y el más perjudicial para los pinos recién plantados, por lo que hubo una disminución prácticamente total del ganado que pastaba en estas sierras. En la mayoría de los casos, el único medio de vida para muchas familias tanto de los pueblos como de los cortijos, principalmente en el término municipal de Huétor Santillán, el de mayor superficie tanto forestal como incluida en el parque natural actual. De este modo, la población de estas sierras abandona los antiguos usos y se va incorporando a la repoblación forestal, pero este es un oficio que no sería permanente. Una vez que se ha consolidado la vegetación arbórea de pinar, se finalizan los contratos. En los 70 aparece una nueva política con el nuevo organismo responsable de la gestión forestal.  Se crea en 1971 el Instituto Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ICONA) y la supresión del Patrimonio Forestal del Estado y de los Distritos Forestales. Este nuevo organismo va a encontrarse con una situación diferente, al estar ya consolidada la propiedad forestal y las actuaciones anteriores tendentes a la corrección de las cuencas y restauración forestal. Una de las actuaciones que más huella dejaron en los territorios fue la puesta en valor del monte para disfrute de los ciudadanos, construcción de las áreas de recreo, zonas de acampada, etc. Pero estos espacios protegidos son especialmente vulnerables a los incendios forestales. El fuego juega un papel importante en la dinámica natural y, por tanto, las especies que componen estos montes han desarrollado numerosos mecanismos para adaptarse a los incendios. Así, por ejemplo, las encinas y robles melojos presentan una gran capacidad rebrotadora; y las jaras forman semillas que germinan más fácilmente cuando se ven sometidas a altas temperaturas. Sin embargo, los fuegos continuados producirían un estado de degradación y la total desnudez del suelo y la exposición permanente a la erosión, estado de rexistasia, baja o nula edafogénesis, y aparecería la roca madre y la consiguiente imposibilidad de recuperación.

Comprobamos que en este caso la degradación del parque natural se produce en terrenos en su mayoría públicos (ver tabla anterior) a excepción de la Finca de Rías en el término municipal de Diezma, con 1.168,74 Has que suponen menos del 10% de la superficie total.

Casa forestal de Los Peñoncillos
Casa forestal de Carbonales
Casa forestal de Bolones

 

Finalmente, conviene destacar que un espacio natural que el que nos ocupa, ofrece un alto potencial turístico y recreativo, así como cultural y económico, gracias a su proximidad con la ciudad de Granada. Se convierte también en un espacio de uso público en un entorno periurbano con un muchas posibilidades económicas. Actualmente en una sociedad especialmente urbana, vivir en plena naturaleza da una gran ventaja, en este sentido, para los municipios del Parque Natural y su área de influencia socioeconómica. Supone un valor añadido sin duda, solo por el propio hecho de encontrarse situados en este territorio.

0 comentarios

DEJA UN COMENTARIO

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Saluda del alcalde

Saluda del alcalde

3 enero, 2019
Corporación municipal
Concejalias

Concejalias

9 enero, 2019
Organismos y servicios municipales

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Saluda del alcalde

Saluda del alcalde

3 enero, 2019
Corporación municipal
Concejalias

Concejalias

9 enero, 2019
Organismos y servicios municipales